divendres, 30 de novembre de 2012

25-N


Que Catalunya es un país mucho más complejo y rico en su diversidad de lo que algunos analistas y estrategas políticos han supuesto, ha quedado demostrado con el resultado de las urnas de este 25-N.                                  

La estrategia del Sr. Mas y de CiU de capitalizar e interpretar la masiva manifestación del 11-S, únicamente en clave independentista y utilizarla como coartada y a modo de plebiscito, para convocar elecciones anticipadas para mantenerse en el poder a pesar de los recortes, copagos y euros  por receta, y para con la excusa de la crisis seguir aplicando políticas neoliberales, exactamente igual que el PP hace en el conjunto del Estado Español, con el  objetivo de desmantelar el sistema social conseguido en estos últimos 30 años, privatizando el máximo posible de servicios, con el  resultado de más desigualdades sociales en educación, sanidad, precariedad del mercado laboral y más cargas impositivas sobre los de siempre, sin tocar impuestos como el de sucesiones, ha resultado absolutamente errónea. No solamente no ha conseguido la gran mayoría, que según ellos necesitaban para llevarnos a la Tierra Prometida de los recortes sin fin, sino que ha perdido 12 diputados con respecto a las elecciones del 2010.

En el programa de TV3 dedicado a las elecciones, ya con los resultados definitivos, una de las conductoras del programa, le preguntaba al Sr. Pere Navarro por su derrota, si después de perder 8 diputados se planteaba la posibilidad de dimitir. Increíble ejercicio de estilo periodístico, cuando en ningún momento se oyó en la “Nostra” -aunque durante estos últimos tiempos y sobre todo durante la campaña ha sido la “Seva”- comentar dicha posibilidad al Sr. Mas después del descalabro sufrido por su partido y él mismo.

El Sr. Mas, después del golpe recibido y haciendo lo imposible para sobreponerse, desde el balcón del hotel Majestic, y sin hacer muy buena cara a los gritos de independencia de sus seguidores, hablaba del día a día de las dificultades sociales, en fin de los problemas reales que preocupan a la gran mayoría de catalanes y catalanas, pero no sonaba creíble, será porque durante toda la campaña electoral ha ejercido de mago y profeta muy lejos  “del poble” al que pretendía representar y al que parece que no es fácil enredar.

En el conjunto del Baix Llobregat el PSC ha sido la fuerza más votada y desde aquí conseguiremos que se nos oiga en el resto de Catalunya y del conjunto del Estado Español. Sin renunciar al derecho a decidir, creemos que el federalismo es la alternativa más sensata.

Quiero agradecer a todas las personas que con su voto han apoyado el proyecto socialista, y manifestarles que no nos resignamos a la gran trampa “de que no hay alternativas” y de la indiferencia “porque no se puede hacer nada”. Si hay alternativas y si podemos hacer mucho.

No podemos olvidar que por encima de los "mercados" y partidos políticos están las personas.